La importancia de llamarse Benjamín

El novato del año de la anterior edición, el pinareño Vladimir Gutiérrez, ha hecho caso omiso a sus 19 años. Foto tomada de: Cubahora

El novato del año de la anterior edición, el pinareño Vladimir Gutiérrez, ha hecho caso omiso a sus 19 años. Foto tomada de: Cubahora

La impresionante cifra de 130 debutantes en la actual temporada beisbolera cubana, la cual transita por su edición 54, fue motivo de preocupación para muchos al inicio del campeonato. Y no era para menos, si tenemos en cuenta que en la campaña anterior fueron 72 los jóvenes que se estrenaron en series nacionales.

El aumento de estos números pudo estar condicionado por diversos factores, entre ellos los resultados que se obtuvieron con el desarrollo de la Serie sub23, en la que varios de los más bisoños peloteros demostraron estar capacitados para empeños mayores.

Igualmente, el debilitamiento de algunas novenas a causa de la salida de varias de sus principales figuras hacia otros equipos, obligó a no pocos mentores a recurrir a atletas que aun cuando logran clasificarse entre los mejores prospectos del béisbol cubano, todavía carecen de la experiencia necesaria para enfrentar un torneo como este.

Sin dudas, es esa propia inexperiencia la que mantiene algo «apagadas» las estadísticas de un amplio grupo de estos muchachos, lo mismo en el cajón de bateo que en la cima del montículo, aunque vuelvo a insistir en la idea de que siguen siendo pocas las oportunidades que les son conferidas por los managers a los jovenzuelos de unas cuantas selecciones.
No obstante, nunca faltan los que encuentran el espacio para destacar y si del pasatiempo nacional se trata, siempre hay lugar para las excepciones.

Sin embargo, no quiero centrar mi análisis únicamente en los atletas recién adquiridos. Les propongo, en cambio, empaparnos también con los números de algunos peloteros que, por su juventud, bien podrían estar debutando en esta 54 temporada y que, en cambio, ya conocen el rigor de estos certámenes.

Entre esos casos se encuentra el jovencito de 21 años Misael Villa, quien milita por tercera vez dentro del staff de picheo del conjunto de Artemisa, y que en seis salidas al box, todas como abridor, acumula tres victorias y un revés. Los rivales le han fabricado siete carreras, de ellas cinco limpias, lo que le representa 1.12 en su promedio individual. Entre tanto, los adversarios le batean para .230. Ha propinado ocho ponches y regalado siete boletos.

Otro que destaca entre los lanzadores del plantel artemiseño es Yunieski García (22), miembro de los cazadores por segunda ocasión. El muchacho ha escalado la lomita 16 veces, todas en función de relevista, y ha salido victorioso en cuatro de esas apariciones. Acumula tres derrotas con cinco juegos salvados. Sus números no son tan insignificantes: al término de los partidos contra Matanzaz trabajaba para 2.27 limpias por partido producto de nueve anotaciones sin que mediaran los errores. Los contrarios le conectan para .211; son 31 los bateadores a los que ha ponchado, y 21 los que ha enviado con pasaje gratis hacia la inicial.

Por su parte, la novena de Ciego de Ávila presume este año del despertar ofensivo de un joven de prometedor futuro. Me refiero al jardinero José A. García, (22), participante en su tercera serie.

El guardián de la pradera derecha de los tigres, al término de la subserie con Guantánamo, en 89 veces al bate había conectado 30 imparables, cinco de ellos batazos de doble base y un cuadrangular, lo que le garantiza un average de .337 con 12 empujadas, cuatro boletos y 17 estucados.

Mientras, entre los pitchers del plantel avileño, ante la ausencia por lesión de su principal

carta de triunfo, el diestro Vladimir García, una nobel figura llegó para sacar las castañas del fuego de Roger Machado. Se trata del lanzador veinteañero Yunier Cano, quien debutó en el anterior torneo y en 11 salidas de relevo se ha llevado el triunfo en cuatro ocasiones con dos derrotas. Los adversarios le promedian .212 gracias a 18 incogibles, le han producido siete carreras, tres de ellas sin manchas, el equivalente a 1.16; además manifiesta un excelente control con solo siete boletos concedidos y 12 ponches.

Uno que ha dado mucho de qué hablar es el pinero Alfredo Rodríguez, un novato de 21 abriles. El torpedero de los piratas en 93 salidas al home plate, 79 de ellas válidas, ha conectado 19 hits, impulsado a ocho y ostentaba .241 en su average al concluir el compromiso particular de isleños y espirituanos.

Se agrega a la lista de los bisoños más sobresalientes, el jugador de cuadro de Matanzas

Roel Santos, un «fuera de serie» granmense que sigue demostrando la calidad de nuestros jóvenes peloteros. Foto tomada de: Zona de Strike

Roel Santos, un «fuera de serie» granmense que sigue demostrando la calidad de nuestros jóvenes peloteros. Foto tomada de: Zona de Strike

Norel González, debutante de 20 años, quien a pesar de atesorar únicamente 45 comparecencias, de su madero han salido diez imparables, con un cuadrangular incluido; además ha llevado para la goma a diez de sus compañeros, algo que le permite contar con .227 en su promedio personal.

Entre tanto, los gallos espirituanos andan un poco desprovistos de precisión en sus picotazos. No era el caso del relevista Yanquiel Mauri, un muchacho que apenas sobrepasa los 20 y está de estreno en torneos a este nivel, y en sus cuatro presentaciones ha ganado un pleito, le batean para .274 debido a 17 imparables, seis limpias (2.95), ha ponchado a 12 y boleado a nueve.

Pero esa realidad para el «apagafuegos» yayabero cambió de golpe y porrazo durante la subserie con la Isla de la Juventud el fin de semana último, pues los piratas no creyeron en el buen paso del jovenzuelo y elevaron sus números considerablemente, a tal punto que su promedio de limpias concluyó en 4.35.

En mejor posición que los de la villa del Espíritu Santo marchan los leñadores tuneros, los cuales, como es de suponer, también cuentan con «hachas» menos experimentadas, pero igual de efectivas como la del jovencito de 17 años Yordan Álvarez, quien integra por segunda temporada la selección oriental.

El primera base y también jardinero de Las Tunas bateó cuanto quiso en el primer tercio de la campaña, aunque en lo sucesivo ha mermado un poco su rendimiento. Actualmente sus números se resumen a: 23 hits en 59 salidas madero en ristre, 10 carreras anotadas, cinco impulsadas y un average de .390.

Otros que han lucido muy bien hasta el momento, llevan nombres más conocidos para la afición beisbolera del país.
Entre los lanzadores vuelve a ser noticia el jovencito pinareño Vladimir Gutiérrez, novato del año en la anterior edición del campeonato, actualmente dueño de números impresionantes, destacando su promedio de limpias de 1.69, al término del enfrentamiento de su escuadra con la de Guantánamo.

No menos destacables en esta área son las labores de otro campeón nacional, Julio Alfredo Martínez, Yaisel Sierra de Holguín, Norge Luis Ruiz de Camagüey, Cionel Pérez de Matanzas y Yadier Hechavarría de Las Tunas, por solo mencionar algunos, entre los que no puede faltar el actual líder de picheo Freddy Asiel Álvarez con 0.68.

El guantanamero Luis Sánchez, «custodio» de la tercera almohada de los Indios y uno de los principales artilleros del sumamente ofensivo plantel del Guaso. Foto: Leonel Escalona Furones

El guantanamero Luis Sánchez, «custodio» de la tercera almohada de los Indios y uno de los principales artilleros del sumamente ofensivo plantel del Guaso. Foto: Leonel Escalona Furones

Por su parte, ofensivamente hablando, hay que resaltar la labor de Roel Santos de Granma, Julio Pablo Martínez de Guantánamo y su coequipero Luis Ángel Sánchez (líder en el casillero de los hits con 39 al momento de este análisis estadístico), ambos montados en el tren de los 400; además distinguen Dariel Crespo de Artemisa, Yordanis Linares de Villa Clara y Lourdes Gourriel Jr. de Industriales, el que más impulsa con 23.

No hay lugar para las vacilaciones, la presencia de los benjamines cubanos en el campeonato beisbolero, es elemento clave en las aspiraciones que tenemos muchos de ver progresar nuestro pasatiempo nacional, pero, y no temo pecar de reiterativa, todo dependerá, en parte, de la confianza que seamos capaces de depositar en ellos.

Para terminar, y sin ánimos de tirar la piedra y esconder la mano, en los últimos tiempos la calidad de los monticulistas que llegan a la Serie va siendo considerablemente superior a la de los bateadores. ¿Será que a nadie le resulta preocupante el «abismo» que se abre poco a poco entre el picheo y la ofensiva del béisbol cubano?

Creo que mejor me apresuro a colocar un punto final, teniendo en cuenta que el próximo tres de noviembre recesarán las «transmisiones».

Con información de: Béisbol en Cuba

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en Alexander, árbitros, Beisbol, Deportes, el Caciquito, Eventos, giorvis duvergel, Indios del Guaso, Julito, juveniles, Personalidades, Serie Nacional, Team Cuba y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s