Deportes alternativos: El otro extremo de la adrenalina

Foto PortadaHay amores que matan, y excesos también. La necesidad de experimentar constantemente la subida de la adrenalina en el cuerpo, puede ser uno de ellos.
Quizá, la ausencia de excitantes aparatos en los parques de diversiones de Cuba puede ser una de las causas que «obliga» a la juventud de estos tiempos a recurrir a formas peligrosas de liberar hormonas.

Agarrarse a la parte trasera de carros y ómnibus montados sobre bicicletas y en medio del más escabroso tránsito; patinar sobre el asfalto mojado por la lluvia aguantándose de vehículos en marcha; o realizar clavados desde el muro del malecón habanero —en el caso de los capitalinos—, son algunas prácticas que tienen lugar a diario en nuestro país.
Sin embargo, pocos conocen que existe un modo mucho más seguro de dar rienda suelta a ese espíritu aventurero y temerario que caracteriza, casi en su totalidad, a los jóvenes cubanos: los deportes extremos.Foto 1Antes, después y… ¿ahora?
Dentro de la Isla estas prácticas deportivas se remontan a cerca de cuatro décadas atrás, aunque en aquel entonces se realizaban de forma aislada e individual.
No es hasta los años 80 que el Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (INDER), fomenta dichas disciplinas y sobre todo modalidades recreativas como las acrobacias, los saltos y el cross.

Todo ello para estar a tono con la connotación que alcanzan estos deportes a nivel universal, aunque aquí se manejan bajo el concepto de «deportes alternativos» pues el elevado costo de los mismos frena las intenciones de incursionar en la alta competición.
Esta situación no ha impedido que en la actualidad en Cuba se promuevan modalidades con reconocimiento mundial y olímpico como las de pista (patinaje); el estilo libre (surf, windsurf, kitesurf, escaladas, paracaidismo, caída libre, parapentismo) y los de rampa (patinetas o skate y BMX, que significa Bike Moto Cross por sus siglas en inglés). Los últimos mencionados son los más populares .

Foto 2

Bonilla Machín asegura que desde el 2009 en Cuba no se celebran eventos nacionales que involucren este tipo de práctica deportiva. Foto Lianet Escobar Hernández/Soy Cuba

El Licenciado Fidel Bonilla Machín, Metodólogo Nacional de Recreación, en entrevista con Soy Cuba comentó que los deportes extremos se practican en ocho provincias del archipiélago, «aunque hay localidades como La Habana donde alcanzan un mayor auge debido a que en la capital existe un gran número de atletas».
«Por ejemplo, en el caso skate, una de las modalidades más seguidas por los jóvenes, contamos con el único parque temático del país, que posee implementos y estructuras de nivel mundial y donde se entrena sistemáticamente.
«El sitio, ubicado en una de las áreas del Parque Metropolitano, ha sido sede de grandes eventos con la presencia de campeones del orbe y más de cinco mil espectadores», nos cuenta el directivo y, segundos después, dijo el «pero» que nunca falta.

Cruda realidad
Ahora ese lugar es casi un potrero, con rampas oxidadas e incompletas debido al accionar de personas que sustrajeron las tuberías que servían de soporte a muchas estructuras y las planchas metálicas de las pendientes de deslizamiento.
A falta de cuidador, bienvenidas las indisciplinas, podría decir cualquiera parafraseando un dicho popular.

Por otra parte, adquirir los medios de los equipos, tales como patinetas y todos sus componentes, dígase tablas, ruedas o lijas; hacerse de una bicicleta acorde; o encontrar un recódromo (muro de concreto o madera con piedras o tacos incrustados del que los alpinistas se agarran para escalar), es un verdadero dolor de cabeza, o para ser más específicos, de bolsillo para las autoridades deportivas .

Por solo citar un ejemplo: conseguir una vela para entrenar kitesurf puede costar alrededor de mil 800 dólares en el mercado mundial, pues en Cuba no existe ningún centro comercial que expenda estos productos.

Foto 3

Dentro de poco en este lugar no se va a poder patinar si las personas continúan con las indisciplinas que afectan las rampas. Foto Lianet Escobar Hernández/ Soy Cuba

De igual modo, atenta de manera negativa contra los deportes extremos la falta de locaciones aptas para su desarrollo, la inexistencia de competencias nacionales desde el 2009 que los incentiven y la imposibilidad de los atletas de asistir a eventos internacionales, aun cuando muchos cuentan con el talento para enfrentar esos torneos.

«El Inder consagra sus mayores esfuerzos y recursos para el mantenimiento e impulso de los deportes olímpicos, lo que no quiere decir que los extremos no sean importantes. De hecho, la Dirección Nacional de Recreación está llevando a cabo un proyecto para mejorar las condiciones actuales de los mismos», nos hace saber Bonilla Machín.

«Por otro lado, contamos con la ayuda de Miles Jackson, un joven estadounidense que se interesó por las buenas cosas que se hacen en el país en relación con el skate y está comprometido con esta causa, o sea, contribuye con medios propios a abastecer de equipos a los atletas cubanos y a revitalizar el parque temático», aseguró.
Pero, y a las restantes disciplinas, ¿quién las ayuda?

Se oyen voces
Nunca lo llaman por su nombre de pila porque es probable que nadie lo sepa. A él le gusta que le digan Mamerto Pérez. Este joven capitalino lleva casi 10 años encima de una patineta y asegura que aquellos que le dicen «eso es una pérdida de tiempo», están equivocados .

Foto 5

Mamerto Pérez lleva casi una década encima de una patineta y afirma que practicar el skate lo ha hecho una mejor persona. Foto: Tomada de la página Cuba Skate Comunidad en Facebook

«Así me siento bien. El deporte me ha hecho una persona sencilla y creo que ahí está la conquista. Lo más difícil de esto es adquirir el skate. A veces hay que vender tu ropa, un par de zapatos o el celular para conseguir una tabla, un par de sistemas o unas ruedas, porque en Cuba no lo venden», explica el muchacho y a continuación agrega:
«En ocasiones vienen extranjeros que se ponen a patinar con nosotros y cuando se van nos dejan sus cosas, pero al final todo es una ilusión, con el tiempo todo se rompe y entonces hay que volver a empezar».

Otro joven patinador, Tony Martínez, revela que en la Isla «este deporte lo practicas por amor, porque quieres hacerlo, de otra forma no sería posible, porque ni teniendo dinero puedes comprar las cosas que necesitas para poder patinar».
Entre tanto, a Yoan Galiana, también practicante del skate, le complace el hecho de que «en nuestro país, en comparación con otros tiempos, el deporte tiene más fuerza porque hay muchachos que de verdad gozan de talento para patinar, pero pienso que todavía nos falta mucho por lograr».

Todos estos criterios, recogidos en un documental fílmico realizado por un equipo de amantes de las patinetas bajo la batuta de Miles Jackson, son el reflejo de cuán preocupante es la situación del skate en la mayor isla del Caribe y que no quepan dudas de que al resto de los deportes extremos lo ataca un «virus» similar: la impotencia.

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en deporte Comunitario, Deportes, Eventos, INDER, Juegos de exhibición, juveniles y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s