Si me quedo tuerto ¿te dejo ciego?

pelea-beisbol-cuba-villa-clara-vs-matanzasEn un partido de fútbol, béisbol, baloncesto o voleibol cualquier cosa puede suceder, más allá de las peripecias del encuentro deportivo. Los jugadores se gritan entre sí, se ofenden, se humillan y lo peor, eso no está considerado un argumento válido.

Nada de esto requiera una sanción o una medida disciplinaria, pues por años, este tipo de actitudes se toman como simple calor del juego, sangre que corre por las venas de cada atleta.

Sin embargo, pocos se detienen a pensar en que “pequeñeces” como esta, pueden transformarse en un gigantesco caos, como el ocurrido hace dos lunes atrás en el estadio Victoria de Girón de Matanzas, durante el desafío de la subserie particular entre el conjunto local y los actuales monarcas de la Serie Nacional.

Y aunque la trifulca no vale la pena recordarla ni con palabras, sí considero oportuno abordar el tema de la violencia que en los últimos tiempos se ha convertido en parte del público de nuestros espectáculos deportivos, y que en algunos casos, se transforman en el actor principal y el más aplaudido de la puesta en escena.

Diversos son los escenarios que se prestan para funciones de este tipo, bastan par de20130603203641-cfg-vlc-pelea-beisbol equipos rivales en una cancha o terreno de juego para dar pie a episodios similares al que aconteció en Matanzas.

El cual, trajo consecuencias nefastas, no solo para los implicados, sino también para el movimiento deportivo cubano que vio empañada su integridad ante las cámaras que difundieron una y otra vez, las dolorosas imágenes que recorrieron el mundo.

Como es lógico, ahora se habla y mucho de lo ocurrido, que si el emergente yumurino y su furia desmedida e inexplicable, que si el pitcher villaclareño y sus bolazos tirados o escapados, que si los managers y su falta de previsión, que si el árbitro principal y la ausencia de orden y control en su juego, en fin, que si se buscan, se encuentran millones de culpables, porque esos sobran.

Uno de ellos es, en mi opinión particular, nuestra propia sociedad y por qué no, también los principales dirigentes del béisbol cubano.

La primera por ser indulgente ante lo mal hecho, por suponer que es “normal” que un jugador, cualquiera que sea, proteste una decisión arbitral cuando el reglamento lo prohíbe o por adoptar expresiones obscenas como parte del repertorio grupal del graderío.

O que considere una gracia lanzar un pomo al terreno, como ocurrió en el Van Troi en la subserie de este año contra Sancti Spíritus, donde casi golpean a Frederich Cepeda, sin detenernos a pensar en la gran figura que significa el espirituano para la pelota cubana, que esa es otra historia.

la-pelota-sin-forroLa dirección nacional de la disciplina en el país, hasta ahora, ha sido benevolente con quienes incurren en el desorden, tanto con los miembros del público como con sus peloteros, incluso se llegó a manifestar que no tienen instituido qué hacer en el caso de situaciones como la que se dio en el parque yumurinoy ni siquiera, a estas alturas, se ha emitido la resolución oficial sobre el caso.

Creo que los directivos antes que nada, se tienen que llamar al orden interno para exigir castigos más severos, que vayan más allá de una penalización ejemplarizante, que involucren desde sanciones de por vida, una medida que se pinta sola para escarmentar a “fajadores” como el matancero, hasta expulsiones de los estadios al aficionado que se pase de la raya, siempre que se delimite bien cuál será esa línea.      

No pienso que sea cuestión de rozar los extremos, sino de darle a cada cual lo que se merece, lo que se gana con sus actos, lo que necesita para ser no solo un buen atleta, también una mejor persona. Un deportista que conozca y respete sus deberes y no se tome más derechos de los que les correspondan, algo que desafortunadamente, ya parece costumbre.

Es cierto, cada acto violento proviene de conductas impropias, de la falta de orden y eso es lo que estamos obligados a combatir, sin embargo, no comparto la opinión de quienes piensan que las acciones violentas de los atletas pueden ser consideradas “normales”, amparados en el argumento de que no se le puede exigir lo contrario a aquellos que, por ejemplo, practican un deporte de combate.

A mi entender, un boxeador, un karateca, o un luchador, debe ser tan caballero como cualquier otro deportista tanto dentro como fuera del espacio competitivo, independientemente de que se gane la vida dando puñetazos, patadas o revolcones a sus rivales.   

Los atletas tienen que entender como si de una técnica más de entrenamiento se tratara, que con violencia no se anotan goles, ni se conectan cuadrangulares y tampoco se encestan canastas; los entrenadores deben asumir su responsabilidad; precisamos que los árbitros no le teman al papel del malo de la película; y a nosotros como aficionados nos toca salir de casa con la disciplina de la mano.

Hay que lograr con el ejemplo personal de los mayores, que nuestros niños, ya sean deportistas o no, aprendan a respetar a sus compañeros y que entiendan que acudir a la violencia física o verbal, es más un acto de deshonra que de valentía. Quien pierde un partido es tan ganador como aquel que conquista la victoria, siempre y cuando ponga en práctica los principios del fair play o juego limpio.

No se trata de poner la otra mejilla, sino de evitar que alguien pierda la vista o se vea imposibilitado de alimentarse por aquello de que: ojo por ojo y diente por diente, es la mejor solución.

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en árbitros, Beisbol, Dainer Moreira, Deportes, Eventos, giorvis duvergel, INDER, Indios del Guaso, juveniles, Personalidades, Serie Nacional, Team Cuba y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s