Fournier no es uno más, es el mejor remero de Cuba

angel-fournier-remo-suizaCuando llegé al canal José Smith Comas o La Coronela, nombre por el que se conoce a la escuela nacional de deportes náuticos de La Habana, los entrenamientos habían concluido. Al parecer, la distancia que separa al municipio de Caimito, lugar donde se encuentra el centro, de la capital habanera, nos jugó una mala pasada.

Afortunadamente el viaje no fue en vano, fuimos en busca de adentrarnos en el mundo de los botes y los remos, con la esperanza de conseguir dialogar con uno de los remeros más grandes en la historia de esta disciplina en el país: Ángel Fournier Rodríguez.

Es caimanerense y de sus 25 años lleva alrededor de 10 como miembro de la selección cubana de este deporte. Lo encontramos fuera del agua, pensativo, con cara de quien tiene muchas anécdotas que contar de su carrera deportiva, y yo en calidad de reportera llevo en mi agenda, los sentimientos de un campeón.

Muchos son los buenos resultados que logró acumular a lo largo de su joven pero prolífera trayectoria como atleta.

A su bien ganada presea dorada en el panamericano de Guadalajara en 2011 en el single scull peso ligero (7:02.94) se sumó el boleto a las Olimpiadas de Londres, sueño que conquistó durante la celebración del Preolímpico de Belgrado, donde se agenció el bronce con crono de 6:53.62.

La cita en la capital del Big Ben, sin embargo, no fue lo que el atleta guantanameroAngel Fournier Rodriguez esperaba, pues vio cómo se le escapaba de las manos la final de la justa, lid donde se ubicó séptimo con tiempo de 7:11.17, aun cuando sus éxitos previos lo daban como posible medallista.

Pero el gigante caimanerense (1.90 de estatura) no se amilanó ante el traspié, y por solo citar algunos ejemplos, a su palmarés fueron a parar triunfos que serán recordados por siempre en la historia del remo cubano.

En el presente año, Fournier Rodríguez explotó al máximo sus potencialidades, dando muestras de tenacidad, resistencia y talento, virtudes imprescindibles en una disciplina cuyas regatas están pactadas a dos kilómetros de distancia entre el starter y la meta.

En este 2013, se apoderó del metal de bronce en una de las paradas de las Copas del Mundo en Lucerna, Suiza, y entonces llegó el campeonato del orbe, un evento donde Cuba nunca había conseguido ubicar en el podio a ninguno de sus representantes.

Fue en septiembre, en el lago Chungju Tangeum de Sudcorea donde Fournier logró cambiar la historia, deteniendo los cronómetros en 6:48.91 minutos, suficientes para escoltar a uno de los grandes de la actualidad, el checo Ondrej Synek (6:45.24), ocho veces medallista universal y doble subtitular olímpico en Beijing y Londres.

Angel Fournier RodriguezSupo venir de atrás, reaccionó sexto en la largada inicial y cruzó los primeros 500 metros de último, pero paletada a paletada fue reduciendo las ventajas, acercándose cada vez más a una proeza.

Los mil metros los pasó como cuarto (3:26.59), los mil 500 como tercero (5:08.04), y el esfuerzo extra de los campeones lo hizo atravesar la meta en el segundo escaño, convirtiéndose además en el único latinoamericano premiado en suelo asiático.

No obstante, el seleccionado como uno de los 10 mejores atletas del año en el país, expresa con notable disgusto su deseo de sentirse  más cercano a su ciudad natal.

 “Hay cosas que las noto ausentes en mi carrera deportiva dentro de mi provincia, no así de mi municipio. No soy ni habanero, ni santiaguero, ni camagüeyano, soy guantanamero y estoy orgulloso de ello y me gustaría recibir algunas atenciones que necesito teniendo en cuenta las características del deporte que practico.

“Es una disciplina  que requiere mucho sacrificio, entrega y dedicación, tengo que estar sumamente concentrado y enfocado en mis objetivos, porque en Cuba hay una gran cantidad de atletas con talento que muy bien podrían suplantarme en caso de que pierda de vista mis metas, por eso no puedo dedicarme mucho a la solución de algunos  problemas personales, que aunque nunca suben al bote conmigo, los tengo. Debo sobreponerme a ellos porque el sueño olímpico que se me escapó en Londres, lo voy a perseguir en Brasil 2016 y ese será un triunfo de Guantánamo y de Cuba”, asegura.

Para Fournier Rodríguez, remar es una pasión que comparte con su esposa, la también remera del Guaso y miembro del plantel nacional Yeney Ochoa, aunque a modo de jarana, afirma estar arrepentido de no haber seguido en el béisbol, un deporte que practicó desde niño.

Esta fue una decisión que afortunadamente no tomó, porque seguros estamos que el país lo necesita más en su triunfadora embarcación, que como integrante de un conjunto beisbolero que aún no consigue cambiar su propia historia, mientras él continúa agregando finales felices a la suya.

 

 

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en Beisbol, Deportes, Eventos, Fournier, INDER, mundiales, Olimpiadas, Personalidades, Remo, Team Cuba y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s