Cantamos victoria y…

La final nacional del fútbol correspondiente a la categoría escolar Gtmo fútboldejó un sabor amargo en los seguidores guantanameros. Un gusto a decepción, pues después de un aperitivo esperanzador, se nos sirvió un plato frío y sin sazón: la inesperada derrota.

Recordemos. Los del Guaso comenzaron con el ímpetu de quien no tendrá problemas para subir al podio, un empate y dos triunfos consecutivos que los ubicaron en la cima de la tabla de posiciones. El resto del camino no era llano, pero los cubanos estamos adaptados a esquivar los baches y fue precisamente eso lo que no se logró.

Luego del calendariado día de asueto, los muchachos cayeron ante su similar de Holguín, situación que los obligaba por lo menos, a empatar con el fuerte conjunto habanero para mantener vivas las opciones de medallas.

El partido final no pudo ser más dramático. Corría el minuto 27 del juego cuando el local Nelson Nixon Betancourt perforó la red contraria y así el equipo guantanamero se iba al descanso como quien dice, cantando victoria.

Sin embargo, el plantel de La Habana solo necesitó cinco minutos tras volver a la cancha para igualar el choque, gracias al gol de Ribaldo Ibarra, empate que se mantuvo hasta que, justo cuando el reloj marcaba el minuto 74 llegó el fatídico autogol del anfitrión Roberlandy Durand que puso a los visitantes delante en el marcador y que les dio el triunfo.

Finalmente fueron los de la capital quienes se llevaron a casa el título de campeones del fútbol escolar luego de acumular 10 puntos, el segundo puesto correspondió a la selección de Artemisa con nueve unidades.

Para el tercero quedaron los holguineros con siete, igual cantidad de tantos que los de Guantánamo, pero los del nororiental territorio vencieron a los del Guaso en su compromiso particular, razón por la cual estos fueron delegados al cuarto escaño. En las posiciones cinco y seis quedaron Cienfuegos (5) y Las Tunas (3).

El guantanamero Nelson Nixon Betancourt culminó como líder goleador con tres.

A todos nos gusta ganar y segura estoy que nadie sufrió el revés más que los atletas y sus entrenadores, quienes no solo vieron cómo se les escapó un momento de gloria, sino también, un año completo de sacrificios.

Sin ánimos de parecer conformista o pretender aliviar el dolor con paños tibios pienso que los aplausos y los reconocimientos para ellos son más que válidos, no por gusto llegaron a la final nacional y no fue tampoco por amor al arte, en este caso al deporte, que la provincia resultó sede de esta disciplina tanto escolar como juvenil, fueron grandes los resultados que avalaron esta decisión.

No obstante, no me cansaré de llamar la atención sobre la inconstancia, la inestabilidad y las deficiencias que deslucen al deporte guantanamero en las categorías inferiores. Sin llegar a ser absoluta: ¿Hasta cuándo nos seguiremos contentando con estar cerca pero no llegar?

Otra vez un equipo guantanamero nos deja subir para luego aventarnos contra el suelo, nuevamente cantamos victoria y lloramos la derrota.            

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en Deportes, escolares, Eventos, Fútbol, JEN, juveniles y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s