Un año después del centenario

Por : Osmany Torres

Llega el 11 de diciembre y con el un aniversario más del fútbol Copa del Caribe cubano. El más universal en Cuba recibe su aniversario 101 envuelto en las mismas penas, glorias e ilusiones de hace un siglo.

Corría el último mes del año 1911 y el calendario marcaba el onceno día cuando en esta pequeña isla del Caribe 22 hombres tomaban por asalto el estadio de Palatino para disputar el primer partido oficial del fútbol en Cuba. Por aquel entonces, españoles e ingleses comenzaban a sembrar la semillita de un deporte que hoy arrastra multitudes en la Mayor de las Antillas. Más allá del resultado del encuentro, ganado 1×0 por el Rovers, la importancia de la fecha pasaría a la posteridad al reconocérsele como el día del fútbol cubano.

Luego de un año 2011 marcado por los festejos del centenario y el fracaso en la Copa de Oro, los futbolistas cubanos encararon el 2012 pletóricos de optimismo. La eliminatoria mundialista rumbo a Brasil 2014 y las distintas competiciones en las categorías inferiores, además del premundial de futsal figuraban en una agenda internacional bastante agitada. Sin embargo, la aurora de pobres resultados que ronda al más universal en la isla en los últimos años volvió a aparecer en la primera competencia de rigor.

El primer revés llegó en el preolímpico de Nashville, Tennessee, en el mes de marzo, donde la selección dirigida por Raúl González Triana terminó en el último lugar de su grupo clasificatorio con solo una unidad. Los cubanos abrieron el evento con una estrepitosa derrota de 0x5 ante Estados Unidos. En su segunda presentación recibieron media docena de tantos de parte de Honduras y cerraron la justa con un empate a uno con Canadá. El fracaso olímpico le costó a Triana su cargo al frente de la selección nacional de mayores que se aprestaba a encarar la clasificatoria mundialista rumbo a Brasil 2014.

boca-cubaEn abril un nuevo colectivo técnico asumía la responsabilidad de regir los destinos de la absoluta.  La primera prueba de fuego para Alexander González y compañía sería el debut en la competición frente a Canadá en el Estadio Nacional Pedro Marrero. El 8 de junio, a solo dos meses de asumir el cargo, Chande dirigió su primer partido oficial con el equipo. El desenlace del choque volvería a suscitar severas críticas de un sector reaccionario de la afición. Cuba volvía a caer en casa y mostraba poco fútbol en su accionar, a pesar de una gira de preparación por Brasil.

Para el siguiente duelo la tropa de Chande debía visitar el Rommel Fernández de la ciudad de Panamá donde una marea roja esperaba devorar a los cubanos luego del 3×0 infringido a una selección local por el mes de octubre de 2010. La selección istmeña llegaba al choque impulsada por su victoria a domicilio sobre el mundialista Honduras y con más oficio que fútbol logró derrotar al once antillano 1×0.  Así recesaba la primera parte de las eliminatorias que se reanudarían en el mes de octubre con el desembarco en La Habana de la poderosa escuadra de Honduras.

La ausencia de tres jugadores importantes en el once titular y la Cubamaestría competitiva de los catrachos se conjugaron para consumar la goleada de 3×0 que comenzaba a dejar fuera de toda matemática las opciones de Cuba en las eliminatorias. Tres días después se consumaba el hecho con un nuevo fracaso en San Pedro Sula. El resultado de 1×0 a favor de los hondureños no recogía lo visto sobre la cancha donde los cubanos merecieron mejor suerte para llevarse, al menos, un empate.

Sin opciones de avanzar a la hexagonal de la CONCACAF el mismo seleccionador nacional Alexander González declaraba que en los restantes desafíos probaría variantes de juego de cara a la semifinal de la Copa del Caribe a jugarse en Trinidad y Tobado en el mes de noviembre. Con esos precedentes viajaría el equipo a Canadá para disputar su penúltimo encuentro de las eliminatorias. De Toronto saldrían con tres goles más en el saco y con numerosas bajas en el plantel.

El último juego de la era Chande dejaría un sabor agridulce luego de conseguir hacer la cruz en el torneo en el apartado de puntos y goles. Una alineación plagada de futbolistas poco habituales y de jugadores jóvenes pondría en aprietos durante gran parte del choque al líder del grupo 8, Panamá. El volante Alberto Gómez ponía fina la racha negativa de casi 500 minutos sin marcar de gol, mientras el canalero Nelson Barahona volvía a estampar su nombre en el acta arbitral ante la selección nacional para decretar el empate a un gol que cerró las actividades de la fase previa a la hexagonal de CONCACAF.

Luego de este partido la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC) cesó de sus responsabilidades con la selección mayor al granmense Alexander González para dejar en su lugar a su asistente Walter Benítez.

La destitución de Chande tuvo un bajo perfil, pues según ha trascendido el motivo aparente fue unas declaraciones vertidas por el técnico luego del encuentro con Canadá. Sus palabras sobre la deserción de 4 jugadores antes de asumir el compromiso mundialista  fueron tergiversadas por varios medios internacionales y la reacción no se hizo esperar.

de golesActualmente el entrenador del momento en Cuba y considerado por muchos el elegido para cambiar la imagen del fútbol cubano ha caído en desgracia y espera en su natal Bayamo por el destino que le quiera trazar la AFC.

El calvario de malos resultados para las distintas instancias de la AFC se revalidó con la eliminación de la selección de futsal en el premundial de Guatemala en el mes de julio. El equipo dirigido por Clemente Reinoso no pudo sortear los escollos del grupo clasificatorio B donde concurrían Costa Rica, México y San  Cristóbal y Nieves. Derrotas ante aztecas y ticos privaron a Cuba de asistir por quinta ocasión consecutiva a mundiales de esa modalidad.

El reto para la próxima ocasión no será fácil pues son conocidas las dificultades que tienen los atletas cubanos para desarrollar partidos internacionales de nivel, lo que unido a la inexistencia de un torneo local imposibilitan el desarrollo de un pensamiento táctico competitivo. En cuestión de unos años equipos como México o Panamá nos han superado en una disciplina donde éramos referentes en el área. Para regresar a planos estelares Cuba debe  mejorar en los problemas en la circulación rápida del balón, en el enfrentamiento uno contra uno, en las estrategias para sacudirse los marcajes a presión y las salidas al ataque. Son tareas de choque que debe asumir la nueva generación de futbolistas de salón para retomar la gloria alcanzada en 1996 cuando se calificó por primera vez a un mundial.

Los sonados fracasos de la selección mayor y del equipo de futsal fueron la cara opuesta a los resultados alcanzados en las categorías inferiores donde tanto la sub.20, como la sub.17 avanzaron en sus respectivos torneos clasificatorios rumbo a los mundiales por edades.

La sub.20 comenzó su accionar eliminatorio en un grupo disputado en julio en República Dominicana. Allí los cubanos vencieron a Aruba 6×1, San Cristóbal y Nieves 4×0 y empataron sin goles en el cierre con el conjunto local para acceder a la fase final del Caribe a disputarse en Jamaica.

En Kingston los muchachos de Raúl González Triana superaron en elmomentos debut a Surinam con dos goles del villaclareño Arichel Hernández. Mientras, en su siguiente salida a la cancha  batieron a Antigua y Barbuda con idéntico marcador gracias a los tantos de Andy Baquero y Yordan Santa Cruz. En la última fecha del certamen y con el boleto al premundial de Puebla en febrero de 2013, los criollos empataron a cero con los anfitriones jamaicanos. Una buena actuación si tenemos en cuenta que en los últimos años República Dominicana nos ha dejado fuera de dos rondas previas al mundial.

Por su parte, la representación sub.17 barrió con todos sus rivales en el grupo 2 del Caribe disputado en La Habana durante el mes de julio. Bajo la egida del cienfueguero Frank Espinosa los bisoños futbolistas impresionaron por su buena técnica y movilidad sobre la cancha de juego.

En el debut los criollos le endosaron media docena de goles a Bahamas gracias a la notable actuación de Yorjandy Samonte, Yoan Guding y Frank Valdés. Si el primer resultado sorprendió a los asistentes al Estadio Nacional, la manita conseguida ante Aruba resultó menor a lo esperado. Nuevamente Samonte y Valdés serían protagonistas con goles y jugadas dignas de admirar. El único rival que no se llevó el morral lleno de goles de La Habana fue Puerto Rico. Los boricuas plantearon un gran encuentro pero se fueron cabizbajos del Marrero con los dos goles de Samonte que los aparcaron de la competición.

Ahora los cubanitos se entrenan diariamente en las instalaciones de la Escuela Nacional de Fútbol Mario López en espera de próximo reto, el premundial a disputarse en Panamá en el mes de abril. En el horizonte está una nueva clasificación a un mundial de la categoría como lo hicieran sus antecesores en 1989 y 1991. El fútbol cubano necesita un gran resultado para retomar la senda del triunfo y los jovencitos pudieran dar la estocada de gracia.

En este panorama y a 101 años de la histórica fecha en que Hatuey y Rovers jugaron por primera vez un partido oficial, los futbolistas cubanos viven con el reto de emular a la generación del 38´ y su memorable actuación en el mundial de París, o revivir los momentos dorados de la década del 70 cuando se ganaron tres Juegos Centroamericanos y un subtítulo Panamericano.  Fueron años de esplendor que hoy parecen lejanos en el tiempo y el espacio debido a la escases de buenos resultados en el contexto internacional.

La nueva generación de futbolistas, descendientes de  los padres fundadores del Rovers y el Hatuey, se desenvuelve en un contexto diferente al de la época de de oro pero intenta competir en un universo cambiante y dinámico donde el profesionalismo dicta las reglas del juego. El sueño de llegar a un mundial o de coronarse en una Copa de Oro sigue perenne en técnicos, jugadores y autoridades futbolísticas del país.  El cineasta cubano Octavio Cortázar  decía que el que sueña que sueña está cerca de despertar. Ojalá esa sea la suerte del fútbol cubano en los próximos años.

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en árbitros, Beto gómez, Deportes, el loco Zuasnábar, Eventos, Fútbol, INDER, Juegos de exhibición, mellizos Urgellés, Personalidades, Team Cuba y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s