Razones para la inconformidad

Inconformes, decepcionados, perplejos, tristes. Así se sintió el pueblo de Cuba y en especial el guantanamero ante la noticia de que las dos medallas más seguras de la delegación cubana en el judo de los juegos Paralímpicos de Londres 2012 no serían una realidad.

La judoca Yarima Brooks Brossal única representante del Guaso en la cita arribó a la capital británica con un palmarés prometedor, bronce en el mundial de Antalya, Turquía, en 2010  y campeona parapanamericana en Guadalajara 2011, lauros que la colocaban como favorita ante sus rivales en la división de los 70 kilogramos, categoría débil visual.

Pero si bien su calidad sobre el tatami la ubicaba antes de competir en el podio de premiaciones, la comisión médica hizo caso omiso a su trayectoria deportiva y no solo privó a nuestro país de un metal en la justa, sino que además, destruyó el sueño de una atleta, la ilusión de una familia y la aspiración de un pueblo.

Yarima fue sometida en tres ocasiones a las estresantes pruebas, el resultado siempre el mismo, no podría participar en la competencia. De nada valieron las reclamaciones de la delegación cubana que incluso le hizo un exámen independiente en uno de los mejores hospitales londinenses, pero igualmente no procedió.

Métodos muy sofisticados para determinar la discapacidad visual fueron los utilizados en la cita, sin embargo nada de esto fue avisado previamente a los participantes, según informó a los medios de prensa la jefatura de la comitiva de la isla.

Se explicó además que en anteriores años solo se evaluaba el campo y agudezas visuales, las cuales se desecharon por otras de avanzada tecnología en mediciones electro y neurofisiológicas con mayor exigencia, por lo que el Comité Paralímpico de Cuba declaró que el hecho va contra el movimiento paralímpico internacional.

Lo más triste es que no fue únicamente la muchacha del Guaso la afectada, su compañero de equipo Víctor Luis Sánchez quien había aportado la primera presea de oro en el anterior evento de Beijing 2008, fue descalificado pese a tener varios eventos internacionales incluidos dos oros, individual y por equipos, en el Campeonato Mundial de Brommat, Francia, en el lejano 2006.

No obstante, saber levantarse después de una caída es una virtud de la que afortunadamente el deporte cubano no carece, ante una injusticia como esta supo reponerse y adueñarse del segundo lugar por países en el judo de la justa con dos metales de oro y dos de bronce, solo superados por Ucrania con un título más.

Yarima y Víctor también sabrán renacer como ave Fénix de las cenizas, sobre todo la joven guantanamera a quien a sus 21 años le resta mucho camino por andar y glorias por conquistar.

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en árbitros, deporte para discapitados, Deportes, Eventos, Judo, mundiales, Olimpiadas, Panamericanos, Team Cuba, Yarima brook y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Razones para la inconformidad

  1. Yandris dijo:

    Es una injusticia… por suerte son deportistas cubanos… y nuestra patria no los dejará caer nunca.. ellos seguirán siendo campeones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s