El oro que no llegó a Imías

El guantanamero Dalier Hinojosa Hernández no va a regresar a su natal Imías con la gloria de haberse proclamado campeón mundial ni panamericano, en su pecho lucirá dos medallas cuyo color, nunca fue el esperado por la afición.

Primero el sabor amargo de haber perdido por tercera ocasión consecutiva en la final por el oro en Panamá, un torneo donde el principal lanzador de los indios solo fue colocado en el box en un partido.

En aquella ocasión, llegó al montículo como apagafuegos en el juego contra Alemania, sustituyendo al abridor artemiseño Miguel Alfredo González, Hinojosa permitió a los alemanes dos indiscutibles y propinó dos bases por bolas y seis ponches, lo que le valió para apuntarse la victoria del encuentro.

En Guadalajara el mentor cubano Alfonso Urquiola le dio la posibilidad de lanzar en dos oportunidades, la primera frente a Puerto Rico en misión de relevista, un juego donde permitió dos indiscutibles y regaló un boleto, actuación efímera que lo expulsó de la lomita.

La segunda, otra vez como sustituto, en el partido del cruce frente a los Estados Unidos, en este decisivo choque, el imiense transfirió a uno y permitió un doble impulsor de dos carreras, sin embargo, fue el único pitcher del staf de Cuba que pudo detener la ofensiva del rival.

Pero el daño ya estaba hecho, los nuestros no pudieron dar alcance a los estadounidenses, quienes finalmente nos derrotaron con marcador de 12 anotaciones por 10, para dar al traste con los pronósticos que baticinaron a la isla como favorito para traer a casa, el título panamericano, ahora en poder del equipo canadiense.

No creo que existan las justificaciones, en el juego clave nos falló el pitcheo, faltó el batazo oportuno de nuestros mejores hombres y la velocidad nunca fue puesta a favor de la ofensiva, como tantos veces lo anunció el director de la escuadra cubana, lo que dio como resultado que dejáramos escapar un título que es nuestro desde los Panamericanos de Cali’71, hace 40 años.

El hijo de Imías, Dalier Hinojosa Hernández, volverá a su tierra con dos medallas al cuello, una plateada y otra bornceada, pero con el pesar de no haber tenido mayores oportunidades de contribuir con el triunfo de su equipo.

Ahora lo espera un pueblo que confía en su talento y que lo verá en la ya cercana 51 Serie Nacional de Béisbol, lanzar como los grandes, con la seguridad de saberse la bujía inspiradora en el cuerpo de pitcheo de nuestros Indios Guerreros.

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en Personalidades. Guarda el enlace permanente.