Cuando el agua regrese a las piscinas

Reza el dicho que el hábito no hace al monje, sin embargo, el trabajo hace al hombre y la práctica, al deportista. Es por ello que la inestabilidad en los entrenamientos perjudica el desarrollo de los deportes y por ende la obtención de mejores resultados dentro y fuera del país.

La natación en Guantánamo es una de las disciplinas más perjudicadas en este sentido, el deterioro de las condiciones requeridas en sus instalaciones principales, han frenado en los últimos años, su progreso.

Según el Metodólogo Provincial de la disciplina Raúl Pérez Pérez, la falta, a veces de cloro, a veces de agua, trae consigo la ausencia de una piscina que esté constantemente habilitada para efectuar los entrenamientos, factor fundamental que imposibilita el avance de los deportes acuáticos.

Esta circunstancia afecta además el trabajo de los profesores, un claustro compuesto por un entrenador de Polo Acuático, dos de Natación y uno de Clavados, pues mientras el funcionamiento de las piscinas se detiene, ellos se ven obligados a desarrollar otras actividades en los combinados deportivos.

Ser un nadador requiere habilidad, talento e interés y como en todo deporte el atleta debe formarse desde edades tempranas, entre los seis y siete años, de ahí en lo adelante inician las etapas de aprendizaje, dominio y perfeccionamiento de las técnicas en todas y cada una de las modalidades.

En estos momentos, este es un proceso que se comienza pero no se termina, pues al no contarse la mayor parte del curso con piscinas aptas, los profesores no pueden lograr que el ciclo se complete, por lo que al año siguiente se deben captar otros niños para entonces, empezar de cero.

No obstante la categoría de los más chicos, la escolar, es la única que cuenta con representantes en la natación guantanamera, gracias fundamentalmente al aporte de los municipios de San Antonio del Sur y Baracoa.

Los infantes de estas localidades, quienes dan sus primeras y más importantes brazadas en los ríos, en la actualidad no cuentan con matrícula abierta en la EIDE de la capital provincial, por lo que aquellos que despuntan con buenas destrezas para el deporte, se ven forzados a emigrar hacia otras provincias.

En esta situación se encuentran ocho nadadores, siete de ellos reclamados por Santiago de Cuba y uno por Las Tunas, equipos que ya cuentan con ellos entre sus filas, porque como alegara a este semanario Pérez Pérez: “no se le puede obstruir el camino a los atletas, al final lo que cuenta son los resultados que estos puedan aportar al país”.

A pesar de ello, los pasos de la natación en Guantánamo por escalar mejores posiciones se fortalecen y ya en los pasados Juegos Escolares Nacionales se alcanzó un onceno lugar por provincias producto a nueve medallas, lo que constituye un aliciente, pero no puede significar, la conformidad.

El principal responsable de la natación guantanamera expresó además, que para el mes de noviembre se tiene previsto adquirir cloro en polvo, en sustitución del líquido, pues este último, a los tres meses pierde propiedades y por tanto es menos duradero.

Según el directivo, si se logran abastecer del compuesto dos veces en el año como está establecido, las piscinas del Reparto Caribe y la Ciudad Deportiva, instalaciones principales que acogen la natación en la provincia, el camino hacia el mejoramiento de los resultados competitivos, será menos angosto.

Talento es lo que se sobra, esa es una buena noticia, pero no se puede nadar en estanques vacíos, lo cierto es que cuando el agua regrese a las piscinas, podremos presumir nuevamente, las conquistas de los tritones guantanameros.

Anuncios

Acerca de liaehernandez10

Graduada de Periodismo en la Universidad de Oriente promoción de 2011. Trabajo en el periódico Venceremos. Mi perfil profesional son los deportes. Mi pasión, escribir sobre ellos.
Esta entrada fue publicada en Deportes. Guarda el enlace permanente.